Skip links

Orientación al Cliente: Todos vendemos

El enfoque centrado en el cliente se ha convertido en una necesidad  para las empresas que buscan alcanzar y mantener el éxito. La integración de toda la empresa en la cultura de orientación al cliente, incluyendo la habilidad de cada empleado para vender, es fundamental.

En las formaciones comerciales ya hace años que integramos otros departamentos de las organizaciones para que sean capaces de dar la mejor atención a los clientes y además encontrar y traspasar oportunidades dentro de la compañía. Formamos a finanzas y administración, marketing, logística…

La empresa que quiera crecer con buena atención al cliente, debe entender e interiorizar que TODOS VENDEMOS.

1. El Cliente Como Centro de la Estrategia Empresarial

La importancia de colocar al cliente en el centro de la estrategia empresarial no es una idea nueva. Peter Drucker, un reconocido pensador en management, afirmó que el propósito principal de un negocio es crear y mantener un cliente. Esta perspectiva coloca al cliente como el eje principal sobre el cual giran todas las actividades empresariales. Jeffrey Gitomer, autor de “La Biblia de las Ventas”, enfatiza la importancia de construir relaciones a largo plazo con los clientes, lo que solo es posible si la empresa en su totalidad comprende y atiende sus necesidades y deseos. Toda la compañía es responsable de la experiencia de cliente y la calidad en la atención.

2. La Psicología Detrás del Servicio al Cliente

Desde la perspectiva de la psicología, entender al cliente es crucial. Autores como Robert Cialdini, con su famosa teoría de la influencia, explican cómo ciertos principios psicológicos pueden ser utilizados para mejorar la interacción con los clientes. La reciprocidad, la consistencia, la prueba social, la autoridad, la escasez y la simpatía son fundamentales en el proceso de venta y deben ser comprendidos y aplicados por todos en la empresa.

3. Todos en la Empresa Deben Saber Vender

Philip Kotler, uno de los mayores expertos en marketing, plantea que vender no es solo tarea del departamento de ventas. En un mundo donde cada punto de contacto con el cliente cuenta, todos los empleados deben tener habilidades básicas de venta y comprensión del cliente. Esto no significa que todos sean vendedores en el sentido tradicional, sino que cada uno, desde su rol, contribuye a la experiencia y satisfacción del cliente. También a la motivación de los empleados que se sienten parte del propósito de la empresa y sus resultados. Mi educación comercial también abarca el marketing para si lo tenemos, vender mejor y con menos esfuerzo de ventas. Hoy muy centrado en el marketing digital.

4. La Ventaja Competitiva de una Cultura Orientada al Cliente

Crear una cultura empresarial que valore y priorice al cliente proporciona una ventaja competitiva significativa. Simon Sinek, autor de “Start With Why”, sugiere que las empresas que entienden y comunican el ‘por qué’ de su existencia (en función de satisfacer las necesidades del cliente) logran una conexión más profunda con sus consumidores. Esta conexión va más allá de las transacciones y se convierte en lealtad. Esta lealtad afecta a clientes y empleados mejorando el “orgullo de pertenencia”

5. Formación y Desarrollo del equipo

La formación continua del personal en habilidades de servicio al cliente y técnicas de venta es esencial. Daniel Goleman, conocido por sus trabajos en inteligencia emocional, argumenta que la empatía y la comprensión de las emociones son cruciales en el trato con clientes. Formar al personal en estas áreas garantiza que estén mejor equipados para interactuar efectivamente con los clientes y comprender sus necesidades. En las formaciones indicamos que una buena inteligencia emocional no solo ayuda a las ventas, tambien a la vida y a vivirla mejor.

6. El Impacto de la Tecnología en la Relación con el Cliente

En la era digital, la tecnología juega un papel crucial en la gestión de relaciones con los clientes. Autores como Brian Solis en su libro “X: The Experience When Business Meets Design”, destacan cómo la tecnología puede mejorar la experiencia del cliente. Sin embargo, advierte que la tecnología o la Inteligencia Artificial, no sustituye el factor humano, sino que debe ser utilizada para mejorar la interacción y comprensión del cliente. Al crear un “customer journey” y estudiar los contactos digitales es crucial tener la sensibilidad suficiente para combinarlos con los humanos y los mensajes tengan coherencia. Todos hemos recibido un mensaje o un e-mail que además de no estar personalizado olía a robot por todas partes.

7. Medición y Retroalimentación: Claves para la Mejora Continua

La retroalimentación de los clientes es vital para cualquier estrategia centrada en ellos. Herramientas como el Net Promoter Score (NPS) permiten medir la satisfacción del cliente y obtener insights valiosos para la mejora continua. Autores como Fred Reichheld, quien desarrolló el NPS, enfatizan la importancia de actuar sobre esta retroalimentación para fortalecer la relación con el cliente. Contar con feedback del cliente y de la atención que le prestamos es información valiosísima para la mejora.

La orientación al cliente y la capacidad de todos los empleados para contribuir al proceso de venta y atención al cliente no son simplemente estrategias comerciales; son fundamentos esenciales para el éxito y la sostenibilidad en el actual entorno empresarial. Adoptar esta cultura no solo mejora la experiencia del cliente, sino que también impulsa el crecimiento y la rentabilidad de la empresa. La clave está en comprender que cada interacción cuenta y que cada empleado tiene un papel crucial en la construcción de relaciones duraderas con los clientes.

Muchas de las formaciones que hacemos, ya son para toda la compañía o al menos para todos los que pueden tener contacto con el cliente o ser embajadores de la marca.

Tanto en vasavender.com como en formacioncomercial.es estaremos encantados de conseguir que en vuestra organización, “Todos vendáis”

Show Buttons
Hide Buttons