Fe de Erratas

Hombre perdido el la Fe de Erratas

Ayer envié un documento a un cliente al que le faltaba una letra en el título por ello tengo que dar esta Fe de Erratas. Donde debería decir Workshop, decía Worshop. El resto del documento estaba perfecto y en el título del e-mail estaba bien escrito.

Era un documento reutilizado pero no es excusa, lo releí dos veces tras terminarlo y no me fijé, se lo di después a un compañero y lo repasó y tampoco. LLevo desde ayer dándole vueltas.

¿No os pasa a veces, que lanzáis un documento o un e-mail y es después de enviarlo cuando lo repasas de nuevo (ahora con tranquilidad) y es cuando encuentras el gazapo? Esto es masoquista.

También me ocurre en este Blog, cuando publico es cuando encuentro algo que no encaja. Es mágico.

Por ello los libros tienen Fe de Erratas y mira que se leen y releen. ¿Aún existe el corrector de pruebas? o todo queda en el corrector del procesador de texto multiidioma.

A todos nos ha pasado enviar un correo y en el momento en el que le has dado a enviar decir;

“Nooooooooooooooooo”. Así es la vida.

Un par de anécdotas

A una compañera en una empresa le enviaron un e-mail navideño que contenía un arbolito de Navidad lleno de bolas. Lo había mandado un grupo de amigas y al abrirlo sonaba un villancico y se leía una felicitación. El caso es que si mantenías un poco el villancico de las bolas salían unos “Boys” que felicitaban con lo suyo en todo lo alto. Esta compañera lo reenvió a varios clientes y lógicamente no sabía lo de la segunda parte….

Lo siguiente fue un cliente llamándole y diciéndole; ¿Tu sabes lo que has enviado? Imagina el soponcio, susto y demás. Los clientes entendieron lo que había pasado, hubo que llamarles, pedirles disculpas y demás.

Hace años me pasó que saliendo un e-mail que no tenía que salir lo pude parar; Arrancando el cable y por los pelos. Buffffff! Con el Wi-Fi resulta algo más complicado 😊

Seguro que alguna copia oculta respondida por el remitente o alguna copia equivocada te ha dado algún quebradero de cabeza.

Las prisas son malas consejeras y aunque “Errare humanum est”

No vale decir que estabas con siete cosas, que te estaban presionando para otra entrega, ni que era viernes de una semana dura y llena de éxitos, nada.

Hay que hacer las cosas bien y a la primera, esto me lo enseñó un jefe y amigo, Rafa Machín y la verdad es que sigo trabajando para mejorar en ello.

Un debate; ¿Y si no da tiempo a abarcar todo lo que quieres hacer con la calidad y perfección necesaria? Esto son excusas de mal pagador y trampas al solitario. Me acuerdo ahora de mi amigo Javier Arnal, experto en gestión del tiempo y productividad personal que suele decir;

“Si tienes prisa, llámame”

A mí me gusta decir, tiempo hay, lo que ocurre es que has decidido usarlo en otras cosas.

En fin que todos metemos la pata en alguna ocasión pero no tenemos que cogerle cariño a eso de hacer las cosas rápido, aunque hagamos muchas.

No seré llo el ke diga algo en contra de eyo.

Fe de Erratas;

No seré yo, el que diga algo en contra de ello. Y tu, ¿Qué opinas?

¿Hablamos?

Si quieres, hablamos sin compromiso, me cuentas que necesitas mejorar y te doy referencias y casos de éxito;

Te facilito mi número de teléfono 640 10 52 81 y mi e-mail  felipe@vasavender.com

También puedes rellenar este formulario y yo te llamo.

Espero conocerte pronto, gracias

Fe de Erratas
4.7 (93.33%) 18 votos

Suscríbete y recibe más contenidos interesantes como este

* campo obligatorio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.