Manual de Ventas 11-La confianza se pierde en un segundo

Manual-de-ventas

Da igual que sea en un cliente o un prospecto. Muchas veces nos da miedo comprar, por lo que pueda pasar después.

Cuando contactamos con posibles clientes nos estamos probando. Tal vez haya habido una buena conexión y hayas sabido escucharle y proponerle cosas que mejoren su vida profesional y personal.

Una duda en la entrevista, una cita olvidada, una mala referencia interesada, puede hacer que todo el castillo de la relación de confianza se venga abajo.

En este juego de confianza pocas veces pensamos que hay dos direcciones. El vendedor también está tanteando al cliente. Si va a ser sincero, rentable, buen pagador, razonablemente exigente…

Cuando el negocio va hacia delante y todo fluye es porque se van descartando desconfianzas.

Aun así, los dos estáis a prueba y cualquier metida de pata o sentimiento que rompa ese idilio hace que la relación se derrumbe.

Por ello los vendedores tenemos que ser exigentes con nuestros clientes, con la cualificación de los mismos y con tener un proceso de atención excelente y que nuestra relación sea sincera y honesta.

Cuando mentemos la pata, que llegará, somos humanos. Nuestra respuesta debe ser rápida, sincera y asumiendo toda la responsabilidad y aportando soluciones que reintegren confianza profesional y personal. Recuerda que aunque haya un fallo en tu empresa el responsable cara al cliente siempre eres tú.

Una última reflexión. Este artículo tiene truco, si sustituyes cliente y vendedor por persona y persona funciona exactamente igual.

Suscríbete y recibe más contenidos interesantes como este

* campo obligatorio

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿HABLAMOS?